Salud Integral Bioenergética
La nueva generación de la medicina cuántica
Inicio Quienes Somos Tratamientos Bases Científicas Contáctenos
 
Información de interés:
Bases científicas
Breve historia de la física cuántica
Magnetometro Squid
Bases científicas de que somos y emitimos energía
Historia de la biorresonancia
Psiconeuroendocrinoinmunología
 
 
 
Bases Científicas

Historia de la Biorresonancia.

Dr. Franz Morell y Erick Rasche

RESONANCIA.- Es el intercambio de energía entre 2 frecuencias sincronizadas (frecuencias en el mismo rango de onda =amplitud, longitud, alineadas espacialmente y con la misma intensidad).
En Medicina el cuerpo humano solamente podrá vibrar con una señal emitida, cuando esté receptivo para la señal, es decir cuando la señal tenga la misma frecuencia que el cuerpo

BIORRESONANCIA.- Es la capacidad de regular a un ser vivo por medio de sus propias ondas electromagnéticas (propia energía), se basa en el principio de captar, medir y modificar las ondas electromagnéticas. Fue creada por un médico y un ingeniero de origen alemán en los años 70, basándose en el hecho conocido en física que una frecuencia puede ser neutralizada por otra opuesta (resonancia) de las mismas características pero invertidas. Mediante un filtro de resonancia molecular que permite separar y clasificar las ondas por nivel de frecuencias y distribuirlas en armónicas y disarmónicas. Filtros capaces de reconocer la frecuencia, la amplitud y las características específicas de las ondas.En suma una vez conocidos los parámetros de las ondas disarmónicas se realiza un proceso de inversión de fase de 180°. La información vibracional se convierte así en una contravibración que neutraliza las ondas patológicas al tiempo que las células en disfunción reciben la información correcta que permiten su recuperación progresiva.

A finales de los 70. Introdujo esta modalidad de terapia utilizando las señales propias del paciente amplificando las frecuencias normales e invirtiendo las patológicas. Inicialmente se le llamó terapia MORA. Por las iniciales de los creadores

Sin duda el padre de la terapia de la biorresonancia es el Dr. Franz Morell, quien había trabajado con éxito durante años con la electroacupuntura. Un día en el año de 1977 tuvo la genial idea basada en sus experiencias con la electroacupuntura, de que tal vez sus terapias serían más exactas si utilizara las vibraciones de los pacientes en vez de medicamentos. Esta idea se le ocurrió al acordarse de una ley de la física, que dice las vibraciones son influenciadas por su imagen invertida exacta. El Dr. Morell fue el primero en aplicar esta ley en la medicina. Para realizar su idea, trabajo con un ingeniero Erick Rasche, quien construyó un equipo electrónico capaz de tomar y luego devolver las vibraciones de sus pacientes a través de unos electrodos. Las vibraciones se modificaban de acuerdo al diseño de un programa desarrollado especialmente para tal fin. El resultado fue que las vibraciones disarmónicas del paciente son reducidas o incluso anuladas, mediante su inversión (conmutación de imagen reflejada).

Su base es sencilla sabiendo que nuestras células, tejidos y órganos se expresan a través de ondas electromagnéticas las cuales son responsables de la comunicación celular, cumpliendo funciones de homeostasis (regulación y equilibrio natural o fisiológico) cuando se alteran por alguna interferencia causada por ejemplo: patógenos (virus, bacterias, hongos etc.), toxinas, metales, deficiencias nutricionales, alimentación inadecuada, o tensión emocional, las ondas se desajustan provocando la aparición de enfermedades.

Es decir el lenguaje intra e intercelular es el primero en dar muestras de cualquier desajuste y es anterior a la aparición de la enfermedad.

Basándose en el hecho conocido en física que una oscilación puede ser neutralizada por otra opuesta de las mismas características, al utilizar otra onda para contrarrestarla, obviamente de la misma longitud, alineadas espacialmente, con la misma intensidad, emitidas al mismo tiempo y que estén además invertidas.

Así como la manera de reprogramarlas de nuevo mediante un filtro de resonancia molecular que permite separar y clasificar las ondas por nivel de frecuencias y distribuirlas en armónicas y disarmónicas. Filtros capaces de reconocer la frecuencia, la amplitud y las características específicas de las ondas. En suma una vez conocidos los parámetros de las ondas disarmónicas se realiza un proceso de inversión de fase de 180°. La información vibracional se convierte así en una contravibración que neutraliza las ondas patológicas al tiempo que las células en disfunción reciben la información correcta que permiten su recuperación progresiva.

Una vez neutralizadas, amplificadas, o invertidas las interferencias encontradas se recupera y se hace efectiva la transferencia de información celular, activando el proceso bioquímico hasta conseguir un estado balanceado ideal, para que los sistemas de defensa y regeneración puedan trabajar en condiciones naturales.

El objetivo central de la biorresonancia es activar y regular el poder de los mecanismos de defensa y regeneración del cuerpo.

Se explica ante la evidencia de que dentro y alrededor del cuerpo se detectan frecuencias electromagnéticas que son capaces de regular los procesos de comunicación celular y determinan el estado de salud.

[ Regresar ]

 
Inicio  |  Quienes Somos  |  Tratamientos  |  Bases Científicas  |  Casos y Testimonios  |  Preguntas frecuentes  |  Tips de Salud  |  Contáctenos
© Salud Integral Bioenergética 2010.     Homero 203 6° piso - 601 • Colonia Polanco • C.P. 11570 • México, D.F. Powered by Artak Solutions