Salud Integral Bioenergética
La nueva generación de la medicina cuántica
Inicio Quienes Somos Tratamientos Bases Científicas Contáctenos
 
Enfermedades / tratamiento:
Osteoartitis.
Aldosteronismo primario.
Cáncer
Endometriosis
Hipertiroidismo
Hipotiroidismo
Síndrome del ovario poliquístico
   
 
 
 
Enfermedades y tratamiento

Osteoartritis (Osteoartrosis).

La osteoartritis es una enfermedad articular degenerativa, la cual se caracteriza por degeneración del cartílago e hipertrofia del hueso en los bordes articulares, por lo general la inflamación es mínima. En la patogénesis participan de manera variable factores hereditarios y mecánicos.

La osteoartritis es la más frecuente de las enfermedades articulares que no distingue edad, grupo étnico o región geográfica. Al menos 20 millones de adultos en EUA se encuentran afectados simultáneamente por el trastorno y 90% de la población alrededor de los 40 años de edad, presenta características radiográficas de osteoartritis en las articulaciones que cargan peso.

Como causa se considera la aparición de múltiples factores individuales, tales como el sobrepeso, mal-posicionamiento de huesos después de fracturas y traumatismos graves, mal-posicionamiento hereditario de articulaciones, patologías metabólicas, entre otras así como los factores de riesgo que afectan por el estilo de vida, tales como la sobrecarga de articulaciones por un trabajo corporal unilateral y descompensado, el deporte y posturas forzadas, tanto en el lugar de trabajo como en el tiempo libre.

Las articulaciones unen los huesos entre sí y permiten de esta forma el movimiento corporal. En la parte externa las articulaciones están cubiertas con una rígida cápsula de tejido conjuntivo, la llamada cápsula articular. Mediante ligamentos y tendones, las articulaciones están integradas en el sistema musculo-esquelético. Las cabezas óseas están cubiertas por una capa elástica y resistente de cartílago. Estos cartílagos funcionan como amortiguadores y permiten deslizamiento de las cabezas óseas sin fricción. Si este cartílago no es alimentado adecuadamente o en el caso de un mal-posicionamiento de las cabezas óseas produzca un desgaste de este, entonces su superficie se vuelve áspera y fibrosa y se reduce drásticamente la elasticidad y el efecto amortiguador. Una función importante tiene además el liquido articular, no sirve solamente como lubricante, amortiguador y protector sino también para alimentación del cartílago ya que está compuesto de aminoglucósidos y componentes sanguíneos, que es producido por la mucosa articular interior.

La enfermedad articular degenerativa se divide en dos tipos:

1) PRIMARIA, la cual afecta con mayor frecuencia algunas o todas las articulaciones interfalángicas distales (nódulos de Heberden, y con menor frecuencia a las articulaciones interfalángicas proximales (nódulos de Bouchard), las articulaciones metacarpofalángicas y carpometacarpianas del pulgar, cadera, rodilla, articulación metatarsofalángica del dedo gordo y a las porciones cervical y lumbar de la columna vertebral.

2) SECUNDARIA, la cual puede desarrollarse en cualquier articulación como secuela de una lesión articular, resultante de causas intraarticulares (incluyendo artritis reumatoide) y extraarticulares, La lesión puede ser aguda, como en una fractura; crónica, como la debida al sobreuso ocupacional de una articulación, a una enfermedad metabólica (p.ej., hiperparatiroidismo, hemocromatosis, ocronosis) o trastornos neurales (tabes dorsal). La obesidad constituye un factor de riesgo para la osteoartritis de rodilla y quizá también para la de la cadera.

Histopatológicamente, el cartílago articular se arruga al principio y al final se desprende, formándose espolones y engrosamientos en el borde de la superficie articular. La membrana sinovial se engrosa con hipertrofia de las prolongaciones; sin embargo, la actividad articular pilosa nunca se oblitera por completo y la membrana sinovial no forma adherencias. La inflamación solo es notable en algunos pacientes con afección aguda de articulación interfalángica.

CUADRO CLINICO (Signos y síntomas)

El inicio es insidioso. Al principio hay rigidez articular, la cual rara vez dura más de 15 minutos; más tarde se desarrolla el dolor al movimiento de la articulación afectada, el cual empeora con la actividad y al cargar peso y se alivia o mejora con el reposo. La deformidad puede ser mínima o no existir, sin embargo en ocasiones el crecimiento óseo de las articulaciones interfalángicas es notable y son frecuentes la contractura de flexión y la deformidad en varo de la rodilla. No hay anquilosis pero es frecuente la limitación del movimiento de la articulación o articulaciones afectadas. Con frecuencia se puede sentir una crepitación tosca en la articulación deformada. El derrame articular y otros signos articulares de inflamación son leves. No se presentan manifestaciones sistémicas.

DATOS DE LABORATORIO

No hay aumento en la Velocidad de Sedimentación Glomerular u otros signos de inflamación.

IMÁGENES

Las radiografías pueden revelar el estrechamiento del espacio articular, bordes articulares bien definidos, formación de osteofitos y engrosamiento de los bordes óseos, y un hueso subcondral denso y engrosado.

TRATAMIENTO CONVENCIONAL

El Objetivo del tratamiento médico convencional es la reducción de la inflamación, el alivio del dolor y la mejoría de la movilidad. Así mismo se acepta también, la eficacia de los tratamientos físicos generales, en especial la reducción del sobrepeso y el refortalecimiento de la musculatura articular que aparentemente ayudan en la progresión de la artrosis.

Para los pacientes con osteoartritis leve a moderada, en las articulaciones que cargan peso es posible que un programa de caminata supervisada resulte en mejoría clínica o del estado funcional sin agravar el dolor articular. En relación a la medicación los medicamentos llamados AINE (analgésico antiinflamatorio no esteroideo), son los más utilizados para disminuir el dolor y la inflamación, sin embargo a largo plazo causan problemas de gastritis y predisposición a ulceras gástricas. La glucosamina y el sulfato de condroitina, también se utilizan para ayudar en la progresión de la enfermedad, sin embargo existen investigaciones bien diseñadas en las cuales no se ha demostrado una gran efectividad en estos últimos. Así mismo se utiliza en pacientes que además tienen derrame articular, la inyección intraarticular de triamcinolona, sin embargo no debe repetirse más de 2-3 veces por año. Las inyecciones intraarticulares de hialuronato de sodio reducen los síntomas moderadamente en algunos pacientes. La crema de Capsaicina a 0.025% aplicada dos veces por día, también puede reducir el dolor.

En caso de que a pesar del tratamiento médico conservador no funcione se indica el reemplazo total, es decir colocación de prótesis. La cirugía artroscopica de rodilla no es eficaz. Actualmente continua en estudio las técnicas experimentales mediante transplante autólogo de condrocitos, sin embargo las indicaciones para este procedimiento y sus limitaciones requieren mayor definición.

TRATAMIENTO DE OSTEOARTRITIS EN SALUD INTEGRAL BIOENERGETICA.

Ver sección especial de tratamiento con campos electromagnéticos pulsados

[ Regresar ]
 
 
Inicio  |  Quienes Somos  |  Tratamientos  |  Bases Científicas  |  Casos y Testimonios  |  Preguntas frecuentes  |  Tips de Salud  |  Contáctenos
© Salud Integral Bioenergética 2010.     Homero 203 6° piso - 601 • Colonia Polanco • C.P. 11570 • México, D.F. Powered by Artak Solutions